[Comentario/Cine] Mad Max: Furia en el Camino

“Terminator”, “Waterworld” y “Mad Max” son tres de las películas “ochentero-neventeras” más recordables del rubro post apocalíptico en el cine de nuestra generación. La primera un clásico de aquellos (que también vuelve este año); la segunda enterró a su protagonista como actor; y la tercera está de vuelta para recordarnos porque una película Australiana de bajo presupuesto se volvió de culto, allá cuando Mel Gibson aun no hacía ni “Arma Mortal”, ni “Corazón Valiente”.

George Miller creador, escritor y director de la trilogía original, vuelve después de tres décadas con la que, en rigor, es la cuarta parte de la historia de Max Rockatansky. Un rudo ex policía (interpretado esta vez por Tom Hardy) que ha sobrevivido a millones de torturas incluida la muerte de su familia y que se encuentra con Imperator Furiosa (Charlize Theron), una Barbie calva con una mano mecánica, que escapa de un señor malvado del desierto en un camión con cinco súper modelos (“las cinco novias”), que supuestamente son la clave de algún tipo de procreación viable para el malvado de turno (Immortan Joe).

Es claro que andar con chaqueta de cuero en el desierto o manejar un camión con la única mano que te queda es complicado pero ¿es lógico que siendo Max y la Furiosa los protagonistas de la historia, hablen menos que Darth Maul en “La Amenaza Fantasma”? Lamentablemente el guión y el drama del film, son tan escasos como el combustible y el agua en la película; es verdad que viene de una historia que tiene un trilogía anterior pero… ¡eso fue hace 30 años! (años de verdad, no de película). Si hasta Superman tuvo que explicar donde andaba, después de reinventarse en su película “Superman Regresa”.

Sin lugar a dudas, ver la presente entrega de esta cinta significa un deleite visual que vale la pena destacar. Una puesta en escena colosal y lo mejor de los efectos especiales, adornan una aventura a través del desierto donde se verá combatir a una serie de vehículos con todo el estilo de los antiguos camiones monstruo. Las explosiones, los choques y los verdes ojos de  Charlize, nunca se habían visto tan nítidos; pero el espectador aunque verá una persecución hermosa, no logrará entender claramente de dónde vienen y adonde van los personajes. Tal parece que esto es un trozado de una película de 6 horas que solo tiene sentido si se ve con lentes 3D, sillón de masajes y pulpos pegajosos (¡Gibson! ¡Sacúdete en tu cripta!). Una movida comercial, que les dejará con gusto a poco y pensando que quizá era mejor la cantante Tina Turner que el sanguinario Immortan ¿o eran lo mismo? (¡Uf! Que mal envejeció Tina).

por Eli Cofré

@Eliecer_Cofre

 

 

79 total views, 1 views today



Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*