“Historia de un oso”, El primer Oscar de la historia para Chile

Es la historia de un oso, que es en realidad un abuelo, un abuelo-oso, que desde el encierro y marginación que vive en un circo, desarrolla su vida cotidiana en un exilio forzado.  Ese es el centro dela animación de “Historia de un oso”, el corto que este domingo por la noche triunfó y logró llevarse el primer Oscar  para Chile en la historia de los premios de la Academia del Cine estadounidense.

La primera nominación para el cine chileno por cuenta de un dibujo animado; la segunda jamás lograda después de “No”, la cinta de Pablo Larraín que perdió en la ceremonia de 2013 ante la merecidisíma austríaca “Amour”.

Mi abuelo, el oso y más.

La historia, entonces: hay un oso triste, solitario y relegado, que construye un tipo de maqueta que muestra figuras con sus propias manos de Osos como un intento de recordar la vida feliz de que tuviera, con su esposa y su hijo, antes de que un circo lo arrancara de su hogar y lo hiciera trabajar por la fuerza y pasar una vida miserable y de extradición.

Hasta allí, la descripción que haría cualquier persona que ve la cinta, a la vez tierna y conmovedora y técnicamente increíble.

Pero el cuento que Gabriel Osorio quiso contar a través de su oso es bastante menos literal y más profundo.

“Tiene que ver con el exilio de mi abuelo. Se tuvo que ir a Inglaterra en 1975, antes había estado dos años en prisión”, relata Osorio a BBC Mundo. Leopoldo Osorio – militante del Partido Socialista, concejal de la comuna de Maipú y secretario del derrocado presidente Salvador Allende- fue detenido en 1973, con la llegada de la dictadura militar de Augusto Pinochet. Tras la cárcel y una estadía en México, finalmente llegó al Reino Unido donde vivió exiliado diez años. Se volvió un abuelo “vivo, pero invisible” continua Osorio.

“Yo no entendía muy bien qué era esto de la política que le impedía estar con la familia. Fue una cosa muy tremenda, porque por un hecho político, ajeno, mi familia quedó desmembrada. Ese es el mensaje que quise trasmitir con el cortometraje, de algún modo. Que no hay nada que valga para separar a una familia”, dice Gabriel Osorio, que a los 8 años finalmente conoció al abuelo.

puede ver el Cortometraje animado haciendo click acá http://ow.ly/YRv5i



Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*