Sin La Roja en el Corazón

¡Cooomeeenzó el partido! Grita la voz en off y automáticamente el ambiente se llena de tensión. Sin embargo mientras para unos serán 90 minutos que definirán el estado de ánimo o lo crujiente de la marraqueta al otro día ¿cuántas personas en ese mismo instante estarán preguntándose con quién juega Chile? ¿Por qué está jugando? o ¿Qué rayos hace el plantel en Rusia si acá también venden vodka, y del bueno? Pero no se preocupen, nosotros en La Pulenta los acogemos. La obsesión por el fútbol abarca grandes multitudes, pero hay unos cuantos que no están dentro de este grupo (si, los hay). Quienes no detienen su vida porque juega Chile, los que creen que la dupla Sa-Za es un mito de los 90’s o simplemente aquellos prefieren salir a comprarse ropa aprovechando las ofertas en vez de seguir a estos “11 guerreros”.

Desde que Chile ganó por segunda vez la Copa América se masificó el sentimiento de orgullo del hincha promedio. Llegó a ser usual escuchar comentarios positivos en relación al equipo nacional y casi nadie era indiferente. No es para menos, por segunda vez ganábamos contra Argentina, el Argentina de Messi, como tituló cierto diario Rumano previo al encuentro con Chile, podemos pararnos de igual a igual frente a otros países, el mito del “chileno apocado” se desvanece y nos creemos el tarro con más duraznos.

Es por esto que, en cada encuentro del plantel nacional, la gente ya está predispuesta a un triunfo, se motivan, se organizan y actúan en base a este evento, es irrisorio ver cómo un empate contra Alemania deja un sabor amargo en la boca. El país se paraliza por una causa común. Pero tal como pasó con Manuel José Ossandón, no faltan los que a pesar de esto, aún no se enchufan a la noticia, porque no son expertos en el tema o simplemente no les interesa. Son incontables las veces que se escuchan las preguntas tales como ¿qué es adelantar? Y aquellos que son más entendidos parten con su amalgama de palabras dispuestas para hacer entender. Estos simpáticos seres se reconocen porque generalmente te hablan sobre temas random mientras el partido está en su punto más alto y cuando les mencionas que jugará Jara se ríen pícaramente y te dicen “¿ese es el del dedito?”

No los rechaces ni te burles de ellos, recuerda que al fin y al cabo vivimos en un mismo país y todos estaremos bajo el mismo marco de la puerta pasando los temblores, que últimamente son pan de cada día. Por eso queremos hacerle saber a los No Futboleros o que simplemente no tienen a La Roja en el corazón, que también los entendemos, el fútbol no es obligatorio en los colegios, los niños no deben sentirse mal si al jugar son más malos que los jefes en Fruna, no eres un afeminado si no te gusta jugar a la pelota, ya que simplemente no te llama la atención un deporte en donde con sólo mirar al rival feo, este se lesiona y finge que le duele todo. Asimismo, los futbolistas no son intocables, si se mandan una embarrada deben pagar como todos los mortales, a menos que seas el mejor del equipo, pero eso es harina de otro costal. Entonces, si están dando un partido que para todos es importante, puedes ocupar el tiempo en algo mejor, por ejemplo visitando La Pulenta y donde no sólo podrás mojar la camiseta con nuestras notas sino también putear a los árbitros encargados de mostrártelas. Hinchas, no hinchas y detractores, vengan todos, vengan en masa y ya que están aquí, aprovechemos de hablar de cosas que realmente nos unan, como el repudio a la entrevista de Piñera por ejemplo.

¿Te gusta el fútbol? ¿Qué piensas de los futboleros extremistas? ¿La Marea roja es para ti un fenómeno natural provocado por el incremento numérico de alguna o algunas microalgas en el agua o se trata de una hinchada imparable? Déjanos tus comentarios, total, estamos en el entretiempo.

por @Paulipi



Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*