[Libros Pulentos] No somos más que una etapa: Hijos de las Estrellas, de María Teresa Ruiz.

Todos alguna vez, absortos, hemos fijado nuestra mirada en el cielo, una mirada que, de seguro, reflejará más de un sentimiento; admiración, curiosidad, ensoñación. Puede que algunos, embrujados por la belleza de aquél espectáculo, dediquen su vida a estudiar sus particularidades, lo que esconde más allá de lo que nos es posible ver con los sentidos; puede que otros, tras segundos ciertamente agradables, prosigan su marcha, impasibles. Hijos de las Estrellas, que fuera publicado por primera vez hace diez años por Ediciones B, está dirigido a los que se encuentran a medio camino entre aquellos dos polos: los que no entendemos demasiado del cielo, las estrellas, el universo y su historia (o, al menos, lo que hasta ahora conocemos de ellos), pero aún así nos apasionan.

En una entrevista, la autora menciona que el libro fue concebido como si fuese una conversación entre amigos, donde ella, mientras bebe un café, nos cuenta lo que ha logrado saber en años de experiencia y estudio de aquel ente que nombramos, pero que apenas conocemos: el universo. Y la comparación no es errada; mediante un estilo sencillo, mas no por eso menos riguroso o poco científico, Ruiz nos pone al tanto de los descubrimientos astronómicos de los últimos años y de hacia dónde podrían llevarnos los mismos, como también del cómo fue que se llegó al conocimiento que hoy tenemos de nuestro origen y de nuestras posibilidades, pasando, entre tanto, por algunos hechos de importancia al respecto sucedidos en nuestro país. Cabe mencionar, eso sí, que la autora nos advierte que toda convicción, de un momento a otro, podría volverse obsoleta; este mismo libro, nos dice, quizá en algunos años, podría errar tanto en sus pronósticos como en sus dudas y seguridades.

No tuve la oportunidad de apreciar la primera edición de este libro, pero la presente, contando con bellas imágenes tanto del universo (galaxias, supernovas, estrella, etc.) como de emplazamientos astronómicos de diversos lugares de Chile y también con un breve glosario que pretende facilitarnos la comprensión de ciertos conceptos, parece completa y cuidada, si bien, a mi gusto, algo breve (por lo que, pienso, su precio debería ser algo menor). Su lectura se presta a reflexiones que nunca estarán demás; nos lleva en un viaje a través del espacio pero sin dejar que “separemos los pies de la tierra”: no somos más que una etapa de la vida del Universo, la más compleja de sus expresiones (en palabras de la autora), y por tanto no debemos creernos amos y señores del mismo, sino unos huéspedes bastante afortunados. Por lo demás, es posible que no seamos los únicos.

A modo de conclusión, me permito mencionar una de las anécdotas más fascinantes del libro; la que hoy conocemos como la Nebulosa del Cangrejo, se originó producto de la explosión de una Supernova ocurrida en el año 1054, que en su momento fue vista y registrada tanto por astrónomos chinos como por nativos norteamericanos. Según la información que se tiene, el brillo que produjo la explosión fue tan intenso como el de la luna y demoró varios días en desaparecer. Frente a hechos de tal naturaleza, que desafían nuestro sentido común y nuestra imaginación inclusive, ¿qué más queda que sentir admiración?
Por Eduardo Bustamante.

Ficha del libro:
Nombre: Hijos de las Estrellas
Autor: María Teresa Ruiz
Páginas: 97
Año: 2017 (reedición)
Editorial: Debate
Precio en librerías: $12.000
ISBN: 978-956-9545-52-8

 



Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*