PROTISTAS

Con el lanzamiento de “Las Cruces”, reciente segundo material de larga duración – tercera producción desde el autogestionado EP1 –  la banda chilena Protistas,  nos adentra en un viaje a paisajes musicales crudos y pegajosos, Pop Salvaje le llaman ellos, melodías fantasmales que toman forma y se contraponen con otras dice Álvaro, cuando nos confirma el giro cardinal más oscuro desde el luminoso Nortinas War.

“Todos su cruz llevan, unos a  rastras y otros a cuestas”, difícil no acordarse de este dicho cuando Álvaro Solar nos habla del por qué de “Las Cruces”, nombre que no sólo nos recuerda una playa muy bonita, a veces empañada por algún paseo universitario de índole tóxica para dar la bienvenida a invocaciones a Guajardo. Sino también porque el singular del sustantivo, invoca un símbolo -más allá de las creencias- representativo del peso del hombre tras sus deslices, porque claramente errar es humano.  Por ello es que “Las Cruces” es “Las Cruces”, porque varias canciones abordan el tema de hacerse cargo del peso que el hombre acarrea debido a su pasado, dice Álvaro. En síntesis y para dar pie a la entrevista, la esencia de Protistas parece estar marcada por viajes y espacios imaginarios de desarrollo, canciones con contextos que encaminan búsquedas y objetivos entre un disco y otro, seguramente curiosidad y exploración, como características de un plan que parafraseando al pecador Baudelaire, apunta a lo desconocido para así encontrar lo nuevo.

Álvaro Solar, voz principal y guitarra de la banda, respondió algunas interrogantes, nos aclaró otras verdades, dando paso a una versión remasterizada de la información e historia del grupo, además de opiniones y referencias externas respecto a nuestra realidad país. A continuación el desarrollo.

Si comenzamos a lo nerd y nos vamos a la etimología griega, Protistas hace alusión a “primerísimos” o “primordiales” ¿Es ese el espíritu? ¿Por qué Protistas?

Ya no me acuerdo la emoción que hizo que Protistas se convirtiera en el nombre de la banda. Pero cuando apareció no sé por qué sentía que se tenía que llamar así.

¿Cuál crees fue el principal factor en común que los unió musicalmente hablando?

Bueno supongo que nuestros gustos musicales no son tan diversos o diferentes entre cada uno. Más bien funcionamos compartiendo la música que vamos descubriendo y desarrollando una opinión grupal. El factor que nos une en términos musicales creo que es un acercamiento inocente a la ejecución del instrumento. Ahora estamos más sólidos pero ha sido una evolución lenta porque a veces es rico no sonar tan profesionales.

¿Cómo fue ese paso desde A. Solar & Niño Invento a Protistas? ¿Una evolución necesaria o un cambio de sentido?

A.Solar & Niño invento fue un proyecto cortito que tuve con Andrés que fue un brazo de una búsqueda personal ligada al folk de alcoba que me duró unos años como obsesión. Cuando nació Protistas lo único claro era que queríamos todos formar parte de una banda y que ésta fuera eléctrica.

¿Cuándo comienzan las primeras canciones como banda? ¿Cuándo debutan en público?

Comienzan junto con la banda. La primera canción que escribí para Protistas fue “Nicaragua” y habla de la situación que me ocurría en ese momento. Había terminado una relación larga y me quedé sólo embalando las cosas del departamento y me fui. En ese estado se hizo necesario componer,  juntarse con los amigos. Nuestras primeras presentaciones fueron en casas de amigos y en tocatas de día domingo.

¿Cuál es la fórmula perfecta de una “canción Protista” ¿Hay algún referente? ¿Hacia dónde va la búsqueda?

Una melodía fantasmal que da vueltas entre el ruido y va tomando forma y se contrapone con otra. Que el encuentro entre una estrofa y el coro sea poderoso. Hay veces que escucho alguna canción que me causa admiración y me dan ganas de hacer algo parecido pero no suele funcionar tal cual quería.

Actualmente dada la realidad globalizada y tecnológica imperante, el cambio de formatos,  y todo ese discurso apocalíptico, es que se ha habla de la crisis de las discográficas y del mercado musical -el disco ha dejado de ser un objeto esencial para el disfrute de la música. ¿Cómo visualizan ésta situación: ¿crisis o cambio de paradigma? Y en relación a esto, ¿Se puede vivir en Chile de la música? ¿Por qué?

En términos monetarios me imagino que debe haber sido más estable ser músico pop en los tiempos que los discos generaban ganancias. Los Beatles, por ejemplo, pudieron dejar de tocar en vivo y concentrarse en hacer discos. En esa época o tenias el vinilo o te lo prestaban y no había una sobrepoblación de gente haciendo música, por lo tanto era un buen negocio. Hoy en día la tecnología e internet han democratizado la posibilidad de crear obra y de adquirirla. A nosotros hacer “Nortinas war” no nos costó  ni un peso pero tampoco podemos decir que hemos ganado mucho dinero por conceptos de ventas del cd.

Bajo lo anterior, es que es imposible no hablar de su experiencia con el proyecto Kickstarter, para el público: sistema gringo que permite a los interesados donar cantidades de dinero y así poder llevar a cabo distintos proyectos artísticos, para el caso, el segundo disco de Protistas  ¿Cuál fue la sensación al lograr la meta del proyecto? ¿Es ésta una modalidad posible para el desarrollo de la música?

Bueno no es que cubrió todos los gastos la verdad. Además dentro de lo reunido hay harto dinero de tíos y amigos. El problema de kickstarter es que es gringo y es necesario conseguirse una cuenta bancaria en Estados Unidos lo cual no siempre es fácil para un chileno. De cualquier forma es una buena manera de lograr financiar proyectos que Fondart no sabrá apreciar.

Presente y futuro: ¿Dónde está hoy Protistas y hacia dónde va?

Estamos a punto de sacar el nuevo disco y no sabemos hacia dónde vamos. Ojalá a un lugar luminoso.

Disco 2012: ¿Por qué “Las Cruces? ¿Qué lo distingue de su primer LP Nortinas War?

Porque varias canciones abordan el tema de hacerse cargo del peso que el hombre acarrea debido a su pasado. La metáfora religiosa de la cruz marca algo muy propio de nuestra cultura, culposa, aferrada al catolicismo. No quiero plantear esto como una crítica a la iglesia o, por el contario, una manifestación de mi fe a ella. Lo importante es que estas ideas ayuden a crear un espacio imaginario donde se desarrollen las canciones. Este espacio  podría estar relacionado con el balneario “Las Cruces”, en la medida que se pueda imaginarlo como un pueblo maldito. Yo sé que no lo es, de hecho es un lugar muy agradable. Pero, como en las películas, resaltando algunos aspectos estéticos del lugar en favor de los objetivos narrativos se puede lograr crear un nuevo lugar.

Resumiendo es un disco más oscuro que “Nortinas War”. Musicalmente hay una búsqueda diferente: claramente nos alejamos del norte luminoso del disco anterior y nos sumergimos en los años sesentas, o en la nueva ola.

Pasando a un plano más controversial y que probablemente nos puede subir el rating: ¿Cuál es tu opinión respecto a la disminución de horas de Artes Musicales en los colegios decretada por el Ministerio de Educación?

Es triste porque evidentemente ésta medida no afectará  a los colegios más acomodados. Dentro de la oferta ABC1, hay varios colegios que se preocupan harto de cultivar el área artística en el alumno, no creo que eso cambie con este decreto. Pero en los colegios municipales tienen que hacerle caso al ministerio, y ahí está el mayor problema.

Independiente de lo anterior ¿Crees que hemos avanzado como país respecto al acceso a la cultura? ¿Alguna idea para avanzar en el cometido?

No quiero ser negativo pero la sensación que tengo es que, de un tiempo a esta parte, la cultura en Chile y la farándula se están asociando. Por supuesto que existen manifestaciones underground, marginales o marginadas como siempre ha habido en Chile.  Pero la cultura que el país busca promover, internacionalizar me provoca una sensación similar a la de ver las páginas sociales del mercurio.

 Por Alejandra Lopéz Urrutia.-

 



Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*