[Reportaje] El crimen homofóbico contra Nicole Saavedra

el 25 de junio de 2016 fue hallado el cuerpo sin vida de Nicole Saavedra Bahamondes, de 23 años, con las manos atadas y claras señas de haber sufrido torturas. La joven, que estaba terminando sus estudios de Prevención de Riesgos, llevaba una semana desaparecida, luego que se le vio por última vez la noche del sábado 18 de junio esperando un colectivo para viajar de Quillota a su domicilio en El Melón, en la comuna de Nogales.

Su madre, Olga Bahamondes, una mujer trabajadora que vivía sola con su hija, recién después de ocho meses ha comenzado a salir de la depresión. “Éramos muy unidas; incluso dormíamos en la misma cama”, recuerda. Y no se explica por qué le hicieron eso a su hija, pues asegura que “no tenía problemas con nadie”.

El crimen de Nicole Alejandra hizo que muchas personas recordaran otro brutal asesinato de una joven lesbiana, ocho años atrás (2008), cuyo cuerpo calcinado apareció en un sitio eriazo del sector El Pangal de Limache, y que también murió producto de golpes en la cabeza.

Asesinato lesbofóbico

Nicole fue divisada por última vez el sábado 18 de junio en Quillota, después de salir de una fiesta en la casa de unos amigos del sector. Se quedó hasta las siete de la mañana esperando la micro en un paradero en La Cruz. Después se le perdió el rastro. Su madre había hablado minutos antes con ella y ya el lunes 20 de junio la familia estampó ante la Municipalidad de La Calera una denuncia por presunta desgracia, todo mientras realizaba una búsqueda desesperada con sus propios medios y conocidos. Los carteles de “se busca” se multiplicaron por los muros y postes de la ciudad.

El sábado 25 de junio, Nicole fue encontrada en el Embalse Los Aromos de Limache, en un predio agrícola. El dueño del lugar vio desde lejos su cuerpo, que en un primer momento pensó era un bulto de ropa en medio de los espinos. Tenía todas sus pertenencias, las muñecas maniatadas con cinta adhesiva, golpes en el cráneo rostro y otras erosiones. Las señales eran claras: Nicole había sido torturada antes de darle muerte. A la luz de estos antecedentes, hay una tesis que se repite en El Melón y entre los familiares de la joven: la mataron por ser lesbiana.

Nicole había decidido vivir abiertamente su orientación y eso en los pueblos machistas se paga caro, señalan sus cercanos. Tuvo varias novias, la familia solo conoció dos. Se puede ser lesbiana y pasar inadvertida, pero dar un paso la visibilidad tiene su precio: a Nicole la golpearon dos veces, una en Quillota; la segunda, en Valparaíso.

Con el tiempo, ese miedo se transformó en solidaridad para otras jóvenes lesbianas que vivían lo mismo que ella. Siempre había alojamiento en su casa para una, un consejo de contención al chat para otra. Después de todo, ella sabía lo que era huir de las miradas de desprecio en su pueblo. Por eso se la pasaba en Quillota, que en apariencia era un lugar más protegido.

Investigación

El comisario de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones, Orlando Calderón, indicó que “estamos entrevistando a todos los conocidos y todas las hipótesis que se manejan del caso pueden ser válidas”, sin descartar de esa manera las versiones de cercanos a la joven que sospechan sobre la existencia de un crimen de odio.

En tanto, el Programa de Apoyo a Víctimas de la Subsecretaría de Prevención del delito Ministerio del Interior, comunicó al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) que ya inició las gestiones para dar asesoría a la familia de Nicole, labor que ejecuta de manera coordinada con el Sernam regional de Valparaíso.

El Movilh, que ha estado en contacto regular con familiares, había reportado el domingo anterior el crimen a la Subsecretaría de Prevención del Delito, solicitando su intervención en el marco de una convenio de colaboración entre ambas partes.

“Expresamos nuestra solidaridad a la familia de Nicole y lamentamos profundamente que una persona pierda la vida. De acuerdo a trascendidos, no confirmados, se podría estar en presencia de un crimen de odio, pues la orientación sexual de la joven era públicamente conocida”, sostuvo el Movilh.

Lo importante es que se “indague las causas del homicidio, pues de ser un crimen de odio, debiese aplicar el agravante contemplado en la Ley Zamudio”, apuntó la vocera del Movilh, Daniela Andrade.

El miedo

Tras su muerte, el miedo regresó y se extendió a otros integrantes a su familia. Su madre no habla con la prensa y dice que su hija nunca recibió amenazas de nadie y su prima, a veces, teme por sus hijos. Todos esos temores tienen asidero. El caso de Nicole se asemeja a otros asesinatos de mujeres lesbianas en la V Región. Uno de los crímenes más conocidos fue el de María Pía Castro, en febrero del 2008, cuando se encontró su cuerpo calcinado en un lugar abandonado de Limache. Otro caso más reciente fue el de Susana Sanhueza. El 7 de marzo, la hallaron muerta, envuelta en plástico y con las manos atadas, en el segundo piso del Archivo Municipal de San Felipe. Sus muertes comparten un territorio y signos de crueldad.

por Cristian Aránguiz

 

5,865 total views, 9 views today



Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*