[Cine/Cometario] Rápidos y Furiosos 8: El Dios Toretto

no solo son efectos especiales y frases para un tatuaje, Rápidos y Furiosos entretiene, sorprende y deja en claro desde su inicio que su recargada fórmula da para varias películas más

La película que te muestra los autos que nunca tendrás, junto a las chicas que nunca serán tu polola ¡Ha vuelto! Dirigida por Felix Gary Gray y escrita por Chris Morgan, esta saga cuenta con una gran cantidad de fans devotos que seguramente seguirán las aventuras de “La Familia” hasta que se muera el último de los amigos de Toretto, y como el tipo cada vez conoce más gente, parece que las secuelas están lejos de acabar.

Mientras Dominic y Letty (Vin Diesel y Michelle Rodriguez) están felices en un paraíso latino viviendo la vida “un cuarto de milla a la vez”, hay quienes desean apoderarse del mundo por razones que francamente a nadie le importa. Aparece la malvada Cipher (Charlize Theron), quien viene a poner a Torretto en una encrucijada que lo lleva a hacer algo que nunca hizo en las 7 películas anteriores: “traicionar a la familia”. Evidentemente el grupo de amigos se ve desconcertado pero en pos de “salvar al mundo” y encontrar la verdad sobre su líder, se embarcan en una misión para detener a Cipher, asociados con el Sr. Don Nadie (Kurt Russel) y de paso manejar los autos más espectaculares que la industria automotriz puede ofrecer en la actualidad.

Es importante consignar que nadie que compra un boleto para ver esta película está esperando ver una demostración real de pericia en la conducción o un manual de conductas para enfrentar la vida (aunque no faltan). Pese a que la cinta es predecible, majaderamente repetitiva y limitada es sus conceptos, tiene el gran plus de ocupar de manera magistral estas supuestas debilidades en su favor: no solo son efectos especiales y frases para un tatuaje, Rápidos y Furiosos entretiene, sorprende y deja en claro desde su inicio que su recargada fórmula da para varias películas más.

62a15524-bbbf-4a4b-8405-c15b1748c290_749_499

En su versión 8, el personaje de Dominic Toretto se convierte ya no en un referente sino directamente en el Dios de este Universo. Él dicta las reglas, cambia los acontecimientos y todo en el film ronda en torno a sus acciones y sus giños ¿Es demasiado esto? No, no lo es. A pesar de tener al lado a figuras de acción tan fuertes como Jason Stathan y Dwayne “La Roca” Jhonson; Vin Diesel, en su papel de Dom, se apodera de la atención como Messi de la selección Argentina.

Tanto es el feeling que le pone Diesel a su personaje que se produce el efecto “Jesús de Nazaret”: finalmente el personaje se come al actor y todos terminan creyendo que realmente existe (incluso el propio actor). Ejemplos hay muchos: Christopher Reeve o Superman, Mark Hamill o Luke Skywalker, Robert Downey Jr. o Tony Stark, Hugh Jackman o Logan ¿Acaso alguna vez veremos un Spin-Off llamado “Toretto”? quizás después de Rápidos y Furiosos 20.

Si eres fan quedarás gratamente complacido ya que los personajes, autos y piruetas siguen encantando y quizás más que en las versiones anteriores. Para el público de fin de semana también funciona porque es una película dinámica, estética y que matiza muy bien la “filosofía furiosa” con momentos de humor. Puedes ver perfectamente esta entrega sin necesidad de ver las anteriores, ahora si no sabes quién es Bryan O´Conner… ¿vienes llegando de la parte sin cable de Afganistán? (bienvenido en todo caso).

por @elicofre_

59,372 total views, 1,693 views today



Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*