[Cine đŸŽ„/Comentario] Trainspotting II: 20 años no es nada

Nada nos preparo para encontramos de cara con una secuela de Trainsportting. Para los que alguna vez leyeron “Porno” (2002) no deberĂ­a resultar tan extraño, parece  que la historia ya estaba escrita muchos años atrĂĄs.

Hace 20 años nadie hubiera pensado que una película sobre las vivencias de unos heroinomanos sin nada que ofrecer en la vida seria uno de los mayores éxitos  del cine moderno y se convertiría en un clåsico que hasta el día de hoy se ven tan fresco como hace 20 año atrås.

20 años despuĂ©s Mark Renton ( Ewan Mcgregor) regresa a Edimburgo en busca de recuperar partes inconclusas de su vida y a saldar cuentas pendientes luego de traicionar a sus amigos. En esta bĂșsqueda se reencuentra con una ciudad cambiada, moderna y globalizada donde Ă©l y sus secuaces no tienen cabida.  La trama por ende nos ofrece un relato a ratos errĂĄtico y sin sentido, con un ritmo mas lento y triste, nos presenta a unos anti-hĂ©roes atrapados y mĂĄs penosos, adultos que estĂĄn torturados por sus demonios de juventud y tal como dirĂ­a en esta secuela Sick Boy a Renton, siendo “un turista de tu propia juventud” enrostrandole (y quizĂĄs tambiĂ©n a nosotros) que 20 años no bastaron para ser mejores personas, solo significo que el mundo habĂ­a cambiado y nadie les aviso. De esta forma los personajes se enfrascan en la bĂșsqueda del esquivo Ă©xito y en salir del fracaso sentimental, econĂłmico y familiar que los rodea. Cada uno es perseguido por el fantasmas de llevar una vida normal y comĂșn, donde finalmente no pueden adaptarse por mas que lo intenten.

En tĂ©rminos cinematogrĂĄficos Danny Boyle hace gala de su experiencia logrando tomas y planos que ya son un sellos de fabrica, con un ritmo lento, pero sin ser tedioso, a ratos cae en replicar escenas clĂĄsicas y las reproduce sin asco, pero sabemos que esto es una estrategia para la nostalgia o simplemente un autoplagio.  La mĂșsica bien elegida y ajustada a cada momento, no sera algo que marque generaciones, pero se agradece que le de una onda que a ratos parece perdida.

A diferencia de su antecesora que tenia un ritmo frenĂ©tico, diĂĄlogos inteligentes, acompañados de un soundtrack demoledor; en este relato nos encontramos con unos cuarentones que sufren las consecuencias de los años perdidos en las drogas, parece que la vida comĂșn no era para ellos. La secuela de Trainspotting finalmente no pasa de un ejercicio a la nostalgia, ya que se ve mas un interĂ©s de facturar millones con el recuerdo que las ganas por reeditar una pelĂ­cula que marcĂł un hito. Entonces es inevitable salir de cine pensando que hay cosas que se deben dejar tal cual.

Esta vez los personajes nos dejan claro que no van a ningĂșn lado, que 20 años no son nada cuando no tienes nada que ofrecer y que llegar adulto de esta forma, es el miedo mas grande. ÂżPero quien necesita la vida y la juventud cuando se tiene heroĂ­na?

por FabiĂĄn Z.

ï»ż

Se el primero en comentar

Deja una Respuesta

Tu direcciĂłn de correo no serĂĄ publicada.


*