Inicio Columnas Columna: La pandemia del autoamor

Columna: La pandemia del autoamor

A la zaga de los delivery o las acciones de las farmacéuticas, otra área que anda a los champañazos es el sexo en sus múltiples y concupiscentes variables. La culpa la tienen el confinamiento y la explosión del autoamor.

Ya en “El Zoo Humano”, Desmond Morris nos ponía al tanto de que los animales en la naturaleza no se masturban, pero basta con que encierres a un tigre o un oso y vas a ver cómo encuentra la manera de cargar el mosquete, regular el telescopio, apuñalarse la ingle, pulir el trofeo, sacudirse la nutria o como quiera que lo llamen en tu zona horaria.

Lo novedoso es que esta vez sean las propias instituciones las más interesados en masificar el onanismo. Por algo el Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York liberó un documento titulado Sex and Coronavirus Disease 2019 (COVID-19), el equivalente a las tablas de la ley del autoamor: “Usted es su pareja sexual más segura. La masturbación no propagará el COVID-19, especialmente si se lava las manos con agua y jabón por lo menos 20 segundos antes y después de tener relaciones sexuales”. En el instructivo dejaban en claro que si no puede aguantarse y opta por el método tradicional, había que tener en claro que todos los besos, incluidos “el negro”, facilitaban la circulación del virus. Consejos similares daba acá al lado el Ministerio de Salud de Argentina, que pedía a la población inclinarse por la autosatisfacción, el sexo virtual o el sexting.

Y como el “material de apoyo” es vital en este asunto a nadie debe extrañar que el consumo del porno se haya incrementado en un 20% en todo el mundo. Sólo en España, durante el primer día del largo y duro confinamiento, escaló en un 60%. En Italia la empalmó hasta el 57%. Palabra de Pornohub.

Puede que las cámaras de estudios entrañables como Brazzers o Blacked estén detenidas desde marzo, pero el porno tradicional hoy vive de reflotar a sus viejas y queridas glorias. Sino pregúntenle a Mia Khalifa, que sigue empeñada en recuperar los sitios web que lucran con su nombre y en borrar sus videos online. Hasta hay una petición en change.org, lo que no le ha parecido nada de bien a su antiguo estudio, Bangbros, que esta semana emitió una dura respuesta a través de un sitio web especialmente creado para dar a conocer «su verdad». 

Sin embargo, estamos hablando de una de las industrias más camaleónicas y oportunistas que existen. Los filtros de Pornohub o Xvideos ya comienzan a viralizar películas de gente con mascarilla, personal sanitario, guantes o cualquier instrumento que huela a asepsia; da lo mismo si es de antes de la pandemia. No me extrañaría ver una versión del «Glory Hole» en plan box de hospital, con actores en overoles de filtrado militar y lubricante en formato alcohol gel.

Los tiempos de encierro también exacerban tendencias que ya venían moviendo las caderas hace rato: los shows en vivo. Modelos, amateurs y ahora también actores profesionales sin pega estrujan aún más el filón del porno doméstico vía webcam. Por una suscripción o donaciones en vivo, miles de jovencitas -y otras no tanto- transmiten desde sus piezas, ayudadas por dispositivos de múltiples calibres, colores y vibraciones, siempre bajo las antojadizas instrucciones de sus voyeristas mecenas. CAM4 en Francia, una de las páginas más visitadas, asegura que el número de usuarios en todo el planeta subió 33% a contar de abril, con un promedio de 18,5 millones de visitas diarias.

Y hablando de amigos fieles. El alza de las ventas también ha salpicado a las tecnologías vinculadas al sexo. Para hacerse una idea: Lovense, la reconocida empresa Hongkonesa de juguetes sexuales conectados a Internet y Bluetooth, confesó que marzo pasado fue el segundo mes de mejor desempeño en sus nueve años de historia. Dildo King, empresa de accesorios sexuales alemana ha visto aumentar sus ventas en un 87%, principalmente de artículos fetichistas y masturbadores. Las exportaciones de muñecas sexuales a Italia se han multiplicado por cinco desde marzo. En Chile, Japi Jane reconoce que vibradores remotos para parejas como WeVibe sync y Lush 2.0 la están rompiendo. 

Por ahora, y sin fechas claras de vacunas en el horizonte, vamos a tener que irnos acostumbrando. Eso está claro, pero por lo menos esta vez hablamos de terreno conocido, de ese valle placentero en el cual hemos estado entrenando desde nuestra más tierna adolescencia.

 

Para «La Pulenta» 

Daniel Zamorano B.

Periodista

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingresa tu nombre

mas leidos

¿ Los mejores cortes de vacuno según su preparación?

¿Cómo escoger los mejores cortes de vacuno según su preparación? ¿Cuál es es bistec más rico? ¿Lomo o asiento? ¿Para qué sirve el tapapecho? ¿La...

Jengibre: Cómo perder peso sumándolo a tu Dieta

Investigaciones recientes muestran que el jengibre puede contribuir positivamente para quemar calorías y reducir la sensación de hambre. El jengibre es un alimento riquísimo, que...

Niña de 16 años es violada en grupo por 30 hombres en un hotel de Israel

Una adolescente fue denunció haber sido violada en grupo por decenas de hombres en un hotel en Israel, en un ataque que el primer...

Argentina registra récord diario de 8.225 nuevos casos de Covid-19

Argentina registró este jueves un récord de 8.225 nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2, con lo que el número total de contagios se elevó a...

«El Zorro de Providencia»

"El Zorro de Providencia" anhela tener la capa de Antonio Banderas Hombre caracterizado como el héroe enmascarado fue visto a caballo en la capital y...